El Athletic buscará levantar su tercera Supercopa de España

Ayer se jugó la segunda semifinal de la Supercopa de España. Como todos saben, desde el año pasado se juega en formato Final Four: los dos finalistas de Copa (Athletic de Bilbao y Real Sociedad) y los dos primeros clasificados de La Liga (Real Madrid y FC Barcelona).


El Barcelona venía de derrotar el miércoles a la Real Sociedad en penaltis tras acabar el tiempo reglamentario con empate a 1-1, y el Real Madrid quería llegar a la final para disputar otro clásico y levantar su segunda Supercopa de España seguida. En frente tenía al Athletic que no quería ponérselo nada fácil pues quería hacer historia, y estaban muy motivados con el cambio de entrenador. Ambos técnicos sabiendo la importancia del partido, no guardaron ninguna bala en la recámara y sacaron su XI de gala para una ocasión de gala.




Ambos equipos, sabiendo la importancia del partido, salieron a hacer su juego. El Real Madrid llevó la batuta del partido en los primeros compases, y el Athletic parecía que estaba muy sólido defendiendo y así lo estaba pues los pocos balones que el Real Madrid conseguía filtrar por la banda de Mendy, Unai Simón los atajaba sin problemas. El Athletic no daba sensaciones de que pudiese poner el peligro a Courtois, hasta que en el minuto 20 un error garrafal de Lucas Vázquez en la salida del balón permitió a Raúl García plantarse cara a cara con el portero belga y conseguir batirle para abrir la lata.



Tras encajar el gol el Real Madrid intentó rehacerse y seguir insistiendo sobre la meta de Unai Simón con dos buenos disparos de Marco Asensio, pero apenas ocasionó más peligro en la primera parte. Con el Real Madrid sin ideas, llegó el segundo error de Lucas Vázquez primero al calcular mal un balón aéreo y después al rehacerse del salto agarrar a un jugador vasco en el área. El árbitro no tuvo dudas y señaló pena máxima para el Bilbao que se encargó de meter Raúl García. Con el 0-2 en el marcador se llegó al descanso.


La segunda parte se reanudó con cambio en el Real Madrid por la lesión de Raphael Varane; y al poco de la reanudación estuvo a punto Iker Muniaín de hacer el 0-3 que hubiese sentenciado mucho el partido. Parecía que si el Real Madrid quería poner en aprietos al Athletic tenían que llegarle balones a Marco Asensio, y así lo hicieron los blancos. El atacante balear tuvo tres grandes ocasiones que pudieron acabar en gol si no hubiese sido primero por la gran mano que sacó Unai Simón y después por los dos palos que pegó.


A menos de 30 minutos para que acabase el encuentro Zidane decidió mover el banquillo e introdujo dos cambios. El primer sacrificado fue Eden Hazard que estuvo muy poco participativo durante el choque y Luka Modric que se fue fundido después del esfuerzo físico que hizo durante todo el partido. Entraron Fede Valverde y Vinicus JR que apenas tuvo un par de desbordes por su banda. Los cambios consiguieron el objetivo de Zidane, agitar el partido pues a falta de 15 minutos, y no sin la revisión del VAR, Karim Benzema consiguió reducir distancias anotando el 1-2.


Según el Madrid marcó el 1-2, Marcelino decidió que no podía seguir concediendo ocasiones y metió aire a su equipo pues sabía que el final que le esperaba iba a ser de infarto. El Real Madrid cada vez generó más peligro hasta el final del encuentro pero el equipo blanco sigue sin pólvora y no supo aprovechar ninguna ocasión que tuvo. El partido acabó con polémica pues el VAR revisó una posible mano de un defensor del Athletic en el despeje de un centro que se dirigía a Marco Asensio. Tras la revisión no hubo tiempo para más, y se certificó el pase del Athletic a su quinta final de SuperCopa. El domingo jugarán contra el FC Barcelona en un partido que será especial para Marcelino pues fue contra el Barcelona cuando consiguió su último trofeo: la Copa del Rey con el Valencia.

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo