El Real Madrid da un golpe de autoridad en Barcelona, y se lleva el primer Clásico de la temporada.

Actualizado: 27 de oct de 2020

Las miradas estaban puestas en el partido que enfrentaba a los dos grandes de nuestra liga, Barcelona y Real Madrid, el cual se disputaba sin público, factor a tener en cuenta. Y no ha defraudado con un inicio de lo más interesante, ya que el Real Madrid avisaba de sus intenciones bien pronto, con el gol de Fede Valverde a los cuatro minutos de juego, dando un aviso serio a los azulgranas en el partido. Pero rápidamente, los culés reaccionaban gracias al gol de Ansu Fati, tras una gran galopada de Jordi Alba, algo habitual en él. Parecía que el partido iba a ser de muchos goles, pero el 1-1 ha demostrado a ambos conjuntos que iba a ser un partido a tumba abierta, y así ha sido. Vinicius ha tenido el segundo con un disparo que se ha marchado desviado, y Messi ha podido adelantar a los culés con un disparo con la diestra que ha sacado Courtois bajo palos. También Neto ha tenido sus momentos de gloria, con paradas importantes que han evitado que el cuadro merengue se adelantara en el primer tiempo. Un partido con fases de idas y venidas, y otras con un dominio largo de la posesión, por parte de ambos conjuntos. Y es que el Real Madrid ha salido a quitarle la posesión al Barcelona, y en parte lo ha conseguido en este primer tiempo. Un primer tiempo de lo más entretenido, que sería un aviso de lo que sucedería en el segundo tiempo, el cual ha estado marcado por la polémica arbitral. Con el 1-1 se llegaba al descanso. Al final del primer tiempo, Nacho dejaba su lugar a Lucas Vázquez, fruto de una lesión muscular, y que además arrastraba una tarjeta amarilla. Los jugadores más destacados de este primer tiempo han sido Ansu Fati, Fede Valverde y Marco Asensio.

Comenzaba el segundo tiempo, y lo hacía con un Real Madrid que quería ir a por el partido desde las transiciones rápidas y un Barcelona que quería ir a por el partido desde la posesión. Las llegadas por banda hacían mucho daño en ambos conjuntos, con laterales ofensivos que creaban muchas llegadas hasta la línea de fondo. Sobre todo, cabe recalcar el subtítulo de Sergiño Dest como lateral derecho en esta temporada. Pero mediada la segunda parte, se producía una acción polémica en el área blaugrana con un agarrón a Sergio Ramos que el árbitro señaló como penalti, una acción algo dudosa, pero que el árbitro Martínez Munuera no dudó en consultar con el VAR y decretar la pena máxima, que sería transformada por Sergio Ramos, poniendo así el 1-2 para los blancos. Este gol hizo mucho daño al conjunto de Ronald Koeman, el cual no pudo superar la muralla defensiva del conjunto merengue y fue incapaz de crear apenas peligro desde el gol; en contraste con un Real Madrid que estaba muy ordenado en el campo, y sabía lo que tenía que hacer para controlar el tiempo del partido. Las contras han sido recurrentes en esta segunda parte, aprovechando la lentitud de un Busquets que no es el que era hace algunos años, y eso el Barcelona lo ha notado mucho en el día de hoy. El Real Madrid ha merodeado el gol en algunas llegadas, las cuales han sido bien aportadas por Neto, el cual ha sabido responder a la exigencia de un Clásico. Pero el tercer gol nace de un error suyo en la salida, el cual propició que Modric, ya con el partido agonizando, marcara el 1-3 definitivo y asaltara el Camp Nou.

Partido claramente condicionado por una polémica acción arbitral y que, al margen de eso, nos han dejado a un Real Madrid muy atrevido y a un Barcelona que jugó bien hasta el penalti que desde ahí no supo encontrar respuestas a sus llegadas, claramente con menos peligro ante un Real Madrid muy ordenado defensivamente, y que conquista el Camp Nou cuatro años después, tras aquel 1-2 de 2016.



7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo