El Sevilla, al filo de la navaja.

En una nueva jornada se dieron cita en El Alcoraz, la SD Huesca y el Sevilla FC. El Huesca llegaba puestos de descenso, el Sevilla buscando ocupar puestos europeos y queriendo acercarse a puestos de Liga de Campeones. Y este Sevilla, el de la temporada 20/21 en la que estamos, se está acostumbrando a vivir en el filo de la navaja últimamente, poniéndose por delante en los minutos finales; este encuentro sería una muestra más, que valdría como 5ª victoria consecutiva.


Los conjuntos saltaron al campo con los siguientes onces:



Empezó el partido con un Huesca agazapado atrás y un Sevilla mandando en la posesión. Sin embargo, de las botas del ex sevillista Sandro, saldría la primera oportunidad en una cabalgada que complicaría bastante a Vaclík. En ese momento, Lopeteguí optó por cerrar con 3 atrás, quedándose en esa línea Rekik, Diego Carlos y Koundé. Iba a ser este último, el que se encargaría de tener que frenar las cabalgadas de Sandro. Con ese cambio táctico, al Huesca le cortaron las alas ya que lo qué buscaban los oscenses, era aprovechar la velocidad de su atacante ayudando de paso, a estirar el equipo.


A partir de ahí, el Sevilla empezó a dominar más el cuero. Jordán era el que mandaba en la sala de máquinas. Pero el Huesca iba a juntar líneas, a tener paciencia estando ordenado, basculando, etcétera. Paciencia también la que tendría el Sevilla en la búsqueda de huecos entre líneas. Pero aún así, los de Huesca no le iban a perder la cara ni mucho menos. El Sevilla sí que creo peligro en balones parados, sobretodo con saques de esquina. Diego Carlos primero y De Jong después, pudieron poner por delante a los suyos. Pero tanto la ocasión de Diego Carlos como la del holandés, fueron bien atajadas por Andrés Fernández.


Pasaban los minutos y el luminoso no se movía, con un Sevilla que mandaba en el balón pero no en el marcador. Y así se llegaría al descanso, la mejor noticia para un Huesca esperando su momento.


La segunda parte iba a ser por momento, diferente. A los 10 minutos de la reanudación, Rafa Mir iba a dejar pasar el balón de forma muy inteligente un balón filtrado al atacante, el cual iba a acabar en los pies de Sandro y sólo delante de Vaclík. El del Huesca, iba a driblarlo para posteriormente definir, pero para infortunio suyo, el balón se le quedó algo atrás. A los 5 minutos, era Koundé el que probase desde fuera del área al meta local, pero su tiro se fue fuera por muy poco.




El Sevilla quería volver a dominar. Y terminó haciéndolo. Al 63 de partido, De Jong filtraba de primeras un pase a la espalda de la defensa para un Ocampos que llegaba desde atrás. El de Quilmes, se quedaba sólo ante A. Fernández y este último aguantaría muy bien de pie para repeler el tiro del atacante sevillista.




Minutos después, De Jong iba a dejar el campo para dar entrada a En Nesyri. A nada de entrar, iba a ser Munir el que probase a Fernández de una bonita volea en un córner. Pero el guardameta paró bien el tiro que el 11 le había mandado abajo.

Corría el 82 de partido. Ocampos iba a irse muy bien por la banda derecha para poner el esférico al primer palo. Hasta allí se había desmarcado bien En Nesyri, que no perdonó y con un toque de primeras, iba a batir a Fernández para establecer el 0-1 en el marcador.



Y así iba a terminar el partido. Un partido difícil para el Sevilla debido al buen hacer defensivo del Huesca pero en el que tuvo paciencia para aprovechar el momento. Una vez más, hay que destacar la figura de En Nesyri. El atacante, pese a no ser titular, viene promediando un gol cada 94 minutos y, con su 4º gol en su 9º partido, vuelve a darle los 3 puntos.


El Huesca debe de esperar una jornada más para acercarse a salir de puestos de descenso. Por su parte, con el resultado del Real Madrid de ayer, se queda a un punto de los blancos y con un partido menos disputado.

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo