Hola Tottenham, adiós Real Madrid

El 2 de septiembre de 2013, el galés Gareth Bale era presentado en el Santiago Bernabéu como nuevo jugador del Real Madrid. Fueron unas duras negociaciones con el siempre complicado Tottenham y con Daniel Levy a la cabeza. Aquellos noventa y un millones de euros pagados por el de Cardiff, pesaron de alguna u otra forma sobre el jugador durante las siete temporadas en el equipo blanco.


Con el cartel de segunda estrella del Real Madrid, mientras Cristiano Ronaldo perteneció al club de Concha Espina, empezó a ilusionar al madridismo con muchas actuaciones memorables como por ejemplo en el día de su debut con la elástica blanca ante el Villarreal, en un partido en el que marcó su primer gol como madridista.


A todo aficionado al fútbol le vendrá a la mente una jugada “marca de la casa” en 2014, en la final de la Copa del Rey y con Bartra como co-protagonista donde anotó el gol de la victoria en el minuto 85 demostrando su poderío físico. Esto supondría su primer título como jugador blanco.

También se le recordará por marcar esa misma temporada un gol importantísimo en la final de la Liga de Campeones, rematando de cabeza un balón despejado por Courtois tras un disparo de Di María y que significaría el 2-1 a favor del Real Madrid.


Volvería de nuevo a ser importante en 2016 otra vez en la final de la Liga de Campeones y de nuevo ante el Atlético de Madrid, al marcar en la tanda de penaltis a pesar de su más que evidente cojera en los últimos minutos del partido.


O el gol de chilena en la final de 2018 ante el Liverpool en el primer balón que tocaba en la final poniendo al Madrid por delante en el marcador.



Muchos aficionados recordarán sus lesiones, su pasión por el golf o sus desplantes a Zidane y sus compañeros en el último año y medio como la famosa imagen con la bandera de Gales donde se podía leer “Gales, golf, Madrid in that order”. Pero Gareth Bale es mucho más que eso. Es cierto que quizás su adaptación a la competición liguera no ha sido como se esperaba así como su dificultad para aprender el español. Como hemos comentado antes, el extremo le ha dado mucho al Real Madrid y es con lo que la afición debe quedarse. Ahora, siete años después y con dos años aún de contrato (recordemos que se va cedido por una temporada), vuelve al club que le vio convertirse en una estrella, donde un ex-entrenador blanco como Mourinho intentará rescatarlo para la causa, tal y como otro ex del Bernabéu como Ancelotti ha ido al rescate del club blanco en el caso James.


Gareth Bale se despide del Real Madrid con 251 partidos jugados de blanco, 105 goles y 68 asistencias en su casillero, y con un palmarés impresionante como jugador blanco con 2 Ligas, 1 Copa del Rey, 2 Supercopas de España, 4 Ligas de Campeones, 3 Supercopas Europeas y 4 Mundiales de Clubs, además de estar nominado para el Balón de Oro en 5 ocasiones, Mejor jugador de la Final del Copa del Rey en 2014, Mejor jugador de Europa de la UEFA en 2016, Mejor jugador de la final de la Liga de Campeones en 2018 y Balón de Oro en el Mundial de Clubes en 2018.


Por todo esto Bale, con luces y sombras, se ha ganado un puesto importante en la historia del Real Madrid y del que los aficionados al fútbol queremos seguir disfrutando de él, ahora en la Premier.


Como curiosidad, en esta nueva aventura le acompañará Sergio Reguilón, canterano blanco y compañero en el Real Madrid, para el que Bale fue siempre un referente y cuyo fichaje fue confirmado por el club londinense minutos antes del anuncio de Bale.



31 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo