Pólvora mojada de Eibar y Osasuna en Ipurua.

Vascos y navarros se presentaron en el día de hoy en Eibar con la intención de disputar el encuentro. Y vaya si lo hicieron. Ya en el calentamiento, los locales iban a sufrir su primer imprevisto: se lesiona Pedro Bigas. Su sitió lo ocupó Oliveira. Con el partido empezado se vio a un Osasuna que salió a por el gol desde el primer momento.


Pronto se pudo adelantar por medio de Enric Gallego. El veterano delantero disparó y el balón se fue por poco. De ahí a pocos minutos, fue el argentino Calleri el que se iba a ir de Esteban Burgos para acto seguido tirar a puerta; pero el atacante no tuvo fortuna. Gallego, de nuevo, iba a probar fortuna, esta vez de cabeza. Su tiro salió muy cerca del palo. Y también de nuevo, Calleri, lo iba a intentar: esta vez trató de regatear a Dmitrovic para marcar, pero el meta le rebañó el balón. Esto espabiló al ataque armero y Inui fue el que probó fortuna para adelantar a los suyos en un par de ocasiones. En ambos casos, Sergio Herrera despejó el esférico. Resaltar en esta primera mitad que Calleri se tuvo que retirar lesionado. Jony entró en su lugar. Mucho cuidado con su rodilla ya que tiene afectado el ligamento lateral interno de su rodilla derecha.





Tras la reaunudación, el Eibar se vino arriba y volvió Inui a poner en problemas a Sergio Herrera. El nipón, unido al desparpajo del joven Bryan Gil, hizo que Osasuna temblase. El partido entró en una fase de las vistosas para el aficionado pero que no gustan tanto a los entrenadores: de ida y vuelta. Ambos pudieron marcar, ambos pudieron ganar. Pero la pólvora estaba mojada y al final ninguno lo lograría.

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo