Rafael Nadal y un nuevo asalto a Roland Garros

Actualizado: 25 de sep de 2020

Cada vez queda menos para que comienze el torneo de Roland Garros. Y es sin duda un torneo que pasará a la historia del tenis español, gracias a un hombre en concreto: Rafael Nadal Parera, el único hombre que ha sido capaz de reinar más de 10 veces en París, y que quiere seguir haciendo historia.

-SENSACIONES PREVIAS AL TORNEO


Debido a la pandemia del coronavirus, Roland Garros se disputará en el mes de septiembre, algo que no sucedía desde tiempos de la Segunda Guerra Mundial. Un cambio que en teoría, no favorece en absoluta al mallorquín, debido a la bajada considerable de las temperaturas, como se pudo ver en la edición del torneo de Roma, el cual se disputó la semana pasada, y en la cual cayó derrotado ante el argentino Diego Schwartzman, en dos sets siendo incapaz de superar al argentino desde el fondo. Se vio a un Rafa algo lento y bastante errático en algunos aspectos del juego, como el saque, arma que suele ser efectiva en la mayoría de sus partidos, ya que no es un jugador al que le rompan el servicio en muchas ocasiones. Pero en Roma, en los momentos de verdad, no fue así. Se le vio con bastantes dudas al saque; eso lo aprovechó el argentino, un especialista sobre la tierra batida, para ir destrozando la muralla del de Manacor. No encontró la continuidad en sus golpes, y esto no ha hecho más que aumentar las dudas de cara al torneo parisino. Además, en este año se ha producido un cambio de pelota en el torneo, el cual tiene un bote más bajo no favoreciéndole en absoluto. Es quizás el año con el que más dudas tenísticas llega. Pero esto es Roland Garros, Nadal es Nadal en París. Eso no se lo quita nadie, no hay que darle por descartado: es el principal rival a batir junto a Novak Djokovic, que viene dejando unas sensaciones inmejorables en su tenis.

-CUADRO COMPLICADO SEGÚN AVANZAN LAS RONDAS


No es el cuadro más complicado para el mallorquín, pero tampoco es el más sencillo. Su primer rival es el bielorruso Egor Gerasimov, un jugador más habitudo a pistas rápidas, y que tiene un gran servicio. No debería ser un partido complicado para el balear. En segunda ronda, se enfrentaría al estadounidense McDonald, un jugador que también suele preferir pistas rápidas, o a un jugador de la fase previa. En tercera ronda, esperarían rivales más peligrosos, como el japonés Kei Nishikori, que ya ha vencido a Nadal en alguna ocasión, o puede cruzarse con el siempre incómodo Dan Evans, aunque en tierra baje muchos enteros. En octavos de final, tendría rivales peligrosos también, como podría ser John Isner, un jugador siempre complicado de enfrentar, debido a su poderoso servicio, o el siempre díscolo italiano Fabio Fognini, un jugador que tiene mucha calidad pero muy poca cabeza y que sabe lo qué es vencer a Rafa en el pasado sobre polvo de ladrillo. En cuartos de final, esperaría el reciente finalista del US Open, Alexander Zverev, que ha venido a París de la mano de David Ferrer, buscando dar ese salto de calidad necesario para por fin ganar un Grand Slam. Ya en semifinales, esperaría el reciente campeón del US Open, Dominic Thiem, que por fin se ha quitado el peso de ganar un Grand Slam, y en una superficie que no era la mejor para él como es la pista dura. Va a ser un suelo de altos quilates si llega a producirse. Ya en la final, esperaría Novak Djokovic en el duelo por ver quién es el auténtico rey de la tierra batida en esta temporada.


No será una tarea fácil para Nadal, pero ya sabemos de lo que es capaz en tierra batida, y más en Roland Garros. Cuando llega aquí, es otro Rafa totalmente distinto al de torneos anteriores. Ha llegado el Mosquetero. Y lo hace para reinar de nuevo en París.

24 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo